Con cinco horas de ejercicio a la semana basta

LAVAGUARDIA.COM/SALUD

Dos estudios, uno austrialano y otro americano, avalan la teoría de que más a partir de las cinco horas de ejercicio o deporte intenso a la semana, su salud no mejorará de forma significativa. Mejorar rendimiento, pero mejorar sus condiciones de salud, no de forma significativa.  Hasta esas cinco horas, está demostrado que los beneficios del ejercicio contra el sobrepeso, las enfermedades cardiovasculares o la diabetes son notables. Ahora, en plena vorágine de afición por el running, el ciclismo, el triatlon o duatlon y toda una serie de prácticas y competiciones deportivas, en que todos ponemos nuestro cuerpo al límite, no está mal recordarlo.

Así es que, si lo que busca con el running o con el cycling es la salud, no te obsesiones ni con horas ni con distancias. Si quieres mejorar rendimiento deportivo y marcas, por supuesto, adelante. danihermosilla.es

Con cinco horas basta.

Siete Aguas, siempre muy difícil mejorar

El Gran Fondo de Siete Aguas marca el final de mi ciclo runner. Es una prueba que, cuanto más la corro, más dura me parece. La verdad, sigo en progresión, y este año he podido firmar un buen tiempo. Os dejo, el link de mi carrera (TopRun.es) que me demostró que fui de más a menos, y que, una vez más, me fue imposible marcarme un ritmo cómodo. Sufrí bajando, sobre todo al final pero mantuve un buen ritmo en el último kilómetro.

Había mucha gente, creo que más que nunca. Llegamos pronto, calentamos (más que otros años) y, enseguida, nos fuimos para la zona de meta/salida. Adelantamos muchas posiciones antes de empezar. Diez minutos antes, pero valió la pena. Aún  así, con la salida, el agobio. Un primer kilómetro larguísimo (por debajo de 6 minutos), eso sí a base de codazos, driblings y otras artimañas para poder hacer del primer kilómetro una buena selección. A la primera subida fuerte, bien colocado, pero ya disparado de pulsaciones (166 de media en la carrera) Y de eso, ya no te recuperas. La primera subida a los chalets, muy correcta y la primera bajada, también. Sin sobresaltos.

Siete Aguas 2014

Kilómetro 14. Última subida a los chalets. Imagen de Top Run

Siete Aguas meta 3

Llegada a meta. 1:16.28, tiempo oficial. Tiempo real, 1:15.29

Cuando iniciamos la salida de Siete Aguas hacia la pista, el lugar donde había elegido para mantener un ritmo constante, sobre los 5 el kilómetro en subida y aprovechar las bajadas para recuperar terreno y físico, la verdad es que ya iba un poco al límite. Tan sólo intenté ponerme un ritmo soportable. No logré nunca recueperar ni tampoco bajar el ritmo de pulsación… A la vuelta, mejor. Pero ya se me alejó el grupito con el que fui gran parte de la prueba y que, la verdad, me hubiera permitido estar en el 1:10 que marqué en el 15K de Massamagrell. Pero Siete Aguas, es muy dura. Y castiga las piernas. Dolores en las bajadas, y pesadez en las subidas. Todo agudizado por las dos últimas subidas. Se empieza y se acaba igual. El esprint del último kilómetro, en descenso y con ganas de llegar, no f ue nada del otro mundo. Agotado, con el fondo disparado y las piernas endoloridas, me dejé llevar. Pero el final (1.16 que aparece en la imagen), 1:15 en tiempo real, me dejó más que satisfecho. Si el año que viene estoy, lo volveré a intentar. Sino, mi recorrido running se trasladará de continente.

Cita obligada en Siete Aguas

Lo de ‘obligada’ es un eufemismo, por supuesto. Obligada, por mi. A mi hermano Samuel (este año no estará), y a mi cuñado Xabi, les debo este pequeño gran atracón de running en pleno mes de agosto, algo que ya se ha convertido en una pequeña tradición familiar. El ambiente que se vive en Siete Aguas, te ayuda cuando no puedes más. Ah! Y no podía dejar de mencionar a los anfitriones, Paco y Laura. Al final, una gran cita, más allá del deporte. Por eso #GoRunning

cartel fondo 2014

Cartel de la 35 edición del Gran Fondo Internacional de Siete Aguas

Atardecer de un día tórrido, de esos en que Valencia se queda aplatanà, absolutamente on fire. Calor pegajoso que corta la respiración. Encontrar el momento para correr, difícil. Sólo al anochecer, cuando desaparece el sol, se puede intentar. Del mismo modo que las calles de los pueblos se llenan de sillas en las calles -con cenas a la luz de la luna y tertulias hasta la madrugada- el runner se dispone a salir, cuando el sol o ha desaparecido o está bajo. La razón: hay que preparar Siete Aguas’2014, una carrera que no se puede improvisar ni tratar de acabarla como cualquier otra. Hay que currársela.

Tras el palizón de ayer con la bici por la Serra d’Espadà, el primer día de la semana de la gran cita en esta población de la Hoya de Buñol, debía de ser la recuperación. Para ello, dispongo una sesión casi nocturna. El sol bajo, la arena cálida, el agua, un caldo tras un día sofocante. Sin calzado, pies al aire sobre la arena. Buena música (suelo entrenar con canciones alegres o de música electrónica que me ayude a mantener el ritmo). Pensaba hacer simplemente un entreno de recuperación. Pero, como ya me pasó el domingo en la bici, me encontré mejor de lo que pensaba. El buen trabajo de fondo de la semana pasada, me ofreció una pulsación baja (sensación, porque entrené sin pulsómetro), y aceleré el ritmo. Los pies se hundían en la arena. En definitiva, potencia. Mucha potencia. Trabajo, eso sí, corto. Tras ello, anduve por el agua cálida del mar. A esta alturas de verano, con mucha suciedad en la orilla. Mismo trabajo que cuando el 15K de Massamagrell, en donde salí totalmente satisfecho. Por debajo de los 5 minutos el kilómetro (4.53), algo que nunca había logrado en una prueba. Repetir ese tiempo en Siete Aguas, casi una quimera.

Al final, una serie corta de velocidad, y a casa. El sol, totalmente vencido, la playa semivacía. Aunque todavía quedaban restos del día abrasador. Daba pereza llegar a casa. Con sudor, arena y buenas sensaciones. Ya queda menos. Siete Aguas, está ahí. Mañana, previsto estiramientos y sentadillas. #EveryoneAtHisPlaces #GoRunning

LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com