WhatsApp mueve ficha para seguir dominando el mercado

La posibilidad de utilizar WhatsApp en el ordenador y las tarjetas WhatSIM para poder conectarte a tu cuenta en cualquier país del mundo son dos de las novedades que presenta la compañía en este 2015 recién iniciado. Como objetivo, seguir como líder indiscutible del mercado de mensajería instantánea en el mundo. Un ejemplo: WhatsApp lanza WhatSIM. – See more at: http://observatorioecommerce.com/whatsapp-mueve-ficha-para-seguir-dominando-el-mercado/#sthash.GnVHS0Y6.dpuf
Captura de pantalla 2015-01-22 a la(s) 09.10.34

http://ow.ly/HX61y

Tardes de silencio en Costa Rica

CAM01094

Mi amigo Fran, que está trabajando en la Corte Interamericana de Derechos Humanos situada cerca de lo que acá en el país de los ticos se conoce como la U (la Universidad de Costa Rica, en el barrio de San Pedro, San José), me decía el otro día, con cierto tono melancólico, que las tardes en Costa Rica son muy largas (sic). Y no sólo porque desde la cinco de la tarde sea prácticamente noche cerrada todo el año, sino porque si andas con celular español, éste deja de pitar a partir del anochecer local (medianoche en España en horario de invierno; madrugada en verano) casi sin solución de continuidad.

El descanso español deja callado el celular, que recupera su ritmo cuando tu cuerpo está a punto de descansar. Medianoche tica, amanecer en media Europa. Justo cuando los ojos se te cierran. Es ese silencio que te lleva a momentos de soledad, sino es que mantienes una activa vida local que, por otra parte, es lo ideal.. Y nosotros todavía compartimos parte del día (las 3pm en España, las 7am en Costa Rica); ticos y japoneses, ni eso…

Y esto de las horas es algo muy plasta. Entendido que en la otra parte del charco es normal que haya una diferencia horaria. Vamos, que cuando amanece en Japón, se duerme en Europa y se ve la tele nocturna en América. Normal. Pero también, las diferencias horarias deberían tener un poco de homogeneidad, por aquello de los ritmos de  vida. Amanecer, anochecer no depende de decisiones naturales (hora solar), ni mucho menos. La hora es una convención y, como tal, se rige, mitad costumbres, mitad política… Y es ahí donde vamos mal.

Del eje Vigo-Porto a Eivissa

Aquí, en Centroamérica, a las 5am empieza a  amanecer, y a las 5pm, anochece. Compárenlo con una noche de verano en la querida Vigo de mi amigo Lino. A las 22h es de día… media hora antes, anochece a orillas del Mediterráneo. Entre Eivissa y A Coruña hay más de mil kilómetros de distancia. Nada tiene que ver un horario con otro. Aquí, en el estrecho centroamericano, Panamá tiene una hora más que Costa Rica, como la península sobre Canarias o Portugal. Y más que un tema de horario, es un problema de cómo se vive, en función de las horas, y en Centroamérica se vive mucho de noche. Se madruga mucho también. ¿Para qué? Pues la verdad, todavía no lo sé. Los comercios alimentarios abren entre las 7 y las 8 (ya con el sol bastante alto), y los de las ciudades, los de moda y otros productos muy urbanos, como en Europa, entre las 9 y las 10, o sea cuatro o cinco horas tras amanecer. Casi dos días en uno. Puedes ir al gym, hacer running, rezar o visitar a la familia antes de ir a trabajar.

Qué coñazo el tema de las horas. Otro vigués amigo mío, ciclista él, se me quejaba en visita este verano a Valencia, del horario gallego. Miren, en Valença do Minho (Portugal), que está pegado a Tuy (Pontevedra/España), anochece al mismo tiempo, amanece igual y hay una hora de diferencia. Vigo tiene la misma hora que Palma de Mallorca y distinta que Porto, una ciudad a la que muchos vigueses van a pasar el domingo. Es de locos¡¡¡¡ Por el Meridiano de Greenwich o Meridiano 0 (que pasa por Castellón), sólo Catalunya debería tener la hora que tiene el resto del país. Es decir, la hora que, convencionalmente, Franco impuso en todo el país, al tomar como referencia el modo horario de sus aliados alemanes. O sea, que la España democrática le debe su hora a Hitler. Así de simple. Y en Galicia -de donde, curiosamente era el Caudillo- sigue costando mucho amanecer y anochecer. Viven más de día que el resto del país. Pero madrugan como todos. Yo diría: las 8 en la península, una hora menos en Canarias y en Galicia (lo merecen), como se suele decir en los boletines horarios radiofónicos. Cierto que hay muchas poblaciones limítrofes con Portugal que se puede decir lo mismo… Pero Galicia, geográficamente y lingüísticamente tiene mucho como ver con el país luso. Si hacemos una linea recta por la frontera interior norte-sur de Portugal hasta el Cantábrico, entraría toda Galicia.

Horas y costumbres

El entramado horario mundial y de amaneceres y anocheceres es de estudio. Pero no pretendo que sea un estudio de horarios. Sino de sensaciones. Y lo cierto es que los horarios influyen en la vida de las personas. Sin duda. Que, cuando llegas de Europa a América, no afecta tanto el jet-lag, como después el habituarte a un amanecer y anochecer distinto al tuyo. A tu ritmo de vida. A la oscuridad para dormir o la enorme claridad que hay a las 7am en Centroamérica. Las pasadas Navidades me bañaba en la playa a las 6am, con un sol de justicia. Cuando en España lo hice, era de noche, en verano y para acabar una noche de fiesta. ¿Entienden por qué digo lo de las horas?

En Costa Rica, se almuerza sobre las 12.30, no se toma cafe después de comer, y se vuelve a reunir en una mesa sobre las 4pm, cuando se sientan a tomar un cafesito que siempre acompañan con algo. Se cena… más bien tarde, en comparación con la hora del almuerzo. Desde las 7.30 ya se puede uno sentar, pero los diferentes ambientes exportados (españoles, italianos, etcétera) han traído horarios más europeos. Y te puedes sentar a cenar a las 9.30pm sin que te digan que está cerrada la cocina.

“A ustedes les gusta mucho sentarse a una mesa a comer y disfrutan de la comida y del momento”, me comentaba Rafa, un tico con cara de europeo nórdico, a quien eso le sorprendió. Comer es una necesidad, les gusta comer, pero no lo disfrutan en sentido arte. Aunque, como al resto de sus conciudadanos, no entienden ninguna comida sin una salsa. Mayonesa o las diferentes salsas (más picantes o menos que pueblan las estanterías de los supermercados). El rigor de una buena mesa, incluso los previos en la cocina, la bienvenida, el aperitivo y la sobremesa tras el postre, es muy español. Largas veladas de conversación o juegos. Algo difícil de ver en Costa Rica, que desde las 3pm hasta las 7pm pueden fijar una hora indeterminada de cafe, sin que estar sentado a una mesa sea algo definitivo.

 

 

 

 

LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com