‘Trilogía de salvación antes de volver al dentista’, mi crónica en OfficialPress

Fue Caparrós quien inventó que para equipos como el Levante, acudir a campos como el Camp Nou o el Bernabéu es como la visita semestral al dentista. La goleada (casi apuntada antes de jugarse) ante el Barça y la visita en cuatro jornadas al Bernabéu hacen que los tres partidos entre ambas consultas sean, me atrevería a decir, que decisivos, para bien (esperemos) o para mal. Es la particular “trilogía de salvación” para el universo granota

Captura de pantalla 2015-02-15 a la(s) 22.48.32

Y lo son porque el Levante necesita puntos como enfermo cual medicina. Porque los de la trilogía son rivales directos (Granada y Eibar, en el Ciutat; y entre medias, el Rayo en Vallecas). Después de esta trilogía, vuelta a conocer si la dentadura la tenemos correcta y si, con apretar los dientes en lo que queda de temporada es suficiente, para lograr tener la boca sana.

Simulacro de partido

Entre los derechos de televisión, la convivencia del resto con dos de los jugadores más decisivos que yo recuerdo en un equipo (Messi y Cristiano…) y las ganas (o la manía) que todos los equipos tienen de jugar a aquello del tica-taca(que sólo beneficia a quienes disponen de las herramientas adecuadas, o sea, los grandes), la verdad es que la liga española se nos queda coja y, salvo contados partidos, aburrida. Read more

El Levante golea mientras espera al tico Bryan

Nueve partidos después y un farolillo rojo, el Levante mostró el sábado signos de recuperación goleando al Málaga (4-1). Barral demostró que le va el papel de de actor secundario (Uche, titular) con un hat-trickmerecidísimo. Ahora, sólo queda encajar a Bryan Ruiz (con permiso de la UEFA) La pieza que dará brillo al proyecto-B de Manolo Salvador, más de su estilo.

David Barral, máximo goleador del Levante UD la temporada pasada, todavía no se ha estrenado esta campaña en la que el equipo no sabe lo que es marcar un gol

David Barral, su primer hat-trick como futbolista profesional

El Levante volvió a brillar en la noche de Los Goya, la gran cita del cine patrio. La película por Orriols era mezcla de drama y ciencia ficción. Drama por la situación límite del equipo, hundido en la cola de la clasificación. ¿Ciencia ficción? Porque parecía que marcar un gol y ganar un partido era eso, un quimera. Subir por la Tribuna del Ciutat, pasar por el Palco, saludar a unos y a otros antes del partido y en el descanso “acojonaba”. Nadie daba un duro por un equipo incapaz de ganar en nueve partidos. Las caras, desencajadas. Mucha desconfianza. En el fondo, saber que la Primera División para el Levante es, no el oxígeno, sino la supervivencia. Es como el sueldo de una familia agarrada a una hipoteca asfixiante, la manera (casi única) de dar visibilidad a un proyecto de largo recorrido. See more at @_officialpress

 

Bryan Ruiz emplaza a la FIFA a que decida ya porque “necesito jugar”

Bryan Ruiz se impacienta y ha hablado en su web para decirle a la FIFA que tome una decisión que le permita jugar en el Levante hasta final de temporada porque “necesito entrenar y jugar”. Un error del club inglés, que envió la documentación un minuto más tarde de las 12pm de la noche del 31 enero ha provocado esta situación. 

Captura de pantalla 2015-02-05 a la(s) 17.36.02

Fragmento de la portada de la web oficial de Bryan Ruiz

 

 

Bryan Ruiz, internacional de Costa Rica cedido por el Fulham al Levante la pasada semana, está pendiente de su futuro, ahora sólo en manos de la FIFA, quien decidirá si puede jugar en el Levante hasta final de temporada, como acordaron ambos clubes. A causa de una demora en los papeles por parte del club inglés que hizo que la documentación llegara un minuto después de las 12pm española, hora tope para la inscripción de jugadores en el período de invierno, la incorporación de Bryan Ruiz al Levante empieza a complicarse ante el silencio de FIFA.

Esto ha hecho que el futbolista se empiece a impacientar y, meidante este comunicado, reclama al máximo órgano futbolístico del planeta una solución que le permita “entrenar y jugar, que es lo que un jugador necesita”, comentó el futbolista en su web.

“Yo soy positivo de que la situación tendrá un buena resolución por parte de la FIFA, para jugar con el Levante, independientemente de qué fue lo que pasó con mi transferencia quiero y necesito estar en la cancha. Me preocupo porque soy un jugador de alto rendimiento, profesional, necesito trabajar y no puedo estar sin jugar ni entrenar. Desde el sábado solamente he podido entrenarme en el gimnasio”, dice el jugador en su web.

“Necesito estar concentrado, con ritmo, en buen nivel, vienen partidos importantes en el club Levante y también con la Selección Nacional y es difícil estar sin jugar y con incertidumbre por este tema que uno como jugador no debe de sufrir”, agregó.

“Espero que esta situación se logre resolver lo antes posible para mi bien y para el del club Levante”, concluyó Bryan Ruiz.

‘El espíritu Luis García’, mi artículo en @_officialpress

La derrota en Elche deja amargura y preocupación en el entorno granota. Pero creo que la reacción de Copa y el partido de Elche dejan cosas positivas para el futuro. Aun así, reto complicado. En la temporada 2010-11, el Levante de Luis García y Caicedo, en una situación similar, lo logró sumando 30 puntos en la segunda vuelta. A través de mi colaboración en @_officialpress

‘El espíritu Luis García’, por @DANIH069 #LevanteUD | OfficialPress – Plataforma universal de contenidos-Noticias.

El placer de equivocarse (Lucas Alcaraz)

El Levante, como dice bien Superdeporte, puso sangre, sudor y más cosas para sumar un punto

El Levante, como dice bien Superdeporte, puso sangre, sudor y más cosas para sumar un punto

El cambio horario me jugó una mala pasada, y sólo pude ver el final del Sevilla-Levante. Pero vi el Levante-Almería completo. No pude ver la debacle de Lucas Alcaraz en Vigo en el día de su debut, pero en fin. Hablo sólo por lo que he visto. Y me gusta.

Me gusta que haya leído el diccionario granota antes de llegar. Supongo que él conocía y que Manolo (Salvador), escarmentado por haber dado todo el poder a Mendilíbar, le habrá marcado el camino. Aquí, en el Levante, mientras estemos como estamos, mientras elijamos lo que otros no quieran, mientras convenzamos a futbolistas con filantropías de club y bondades de ambientes sanos, se juega a no perder. Y si se gana. Amén, que diría un católico.

Equipo junto, solidario… Curiosamente, Juanfran (el guerrero superviviente de la época dorada del cerrojo blaugrana, con Ballesteros&company) está en el fregao de dejarse de florituras e ir a por los partidos a cara de perro. A todos (los granotas y aficionados al balompié) nos gustaría ver partidos de toque y exquisito gusto. El Levante, entonces en segunda, fue muchas temporadas un equipo que jugaba bien, pero fallaba en los momentos decisivos. Manolo le cambió el adn. Seguramente, por necesidad. Y la cosa cambió. Y en esas estamos.

Me mostré crítico con el modelo elegido de entrenador. Caparrós y Mendilíbar. Dos conceptos diferentes. Y dos errores. El primero porque no es de fiar. Le gusta más una cámara de TV que un lapicero a un tonto, y su discurso es tan grandilocuente como vacío. Lo hizo bien en Sevilla, pero el mejor Sevilla lo hicieron otros. Lo hizo bien en Bilbao. Jokin se ganó el corazón de San Mamés, pero Valverde se llevó los honores de llevarse el equipo a Champions en su primer intento. Salió trasquilado de Mallorca, al que hundió en Segunda. Llegó al Levante, vio, creó un guión, no se salió de él, y lo mejor es que su preparador de porteros nos puso a Keylor en la rampa de salida y dio oxígeno a la economía del club. Salvó al equipo porque le puso la dirección asistida. Onces, entrenamientos y cambios programados. Chico listo él, antes de pegar la espantà. 

Mendilíbar. Vaya por delante que me dicen que es un gran tipo. Un vascote que hace colla. Y seguro que es así. Va por delante que me gustan cómo juegan sus equipos (cuando lo consigue) y que estoy más cerca de su fútbol que del de Lucas Alcaraz, por ejemplo. Pero aquí no juzgamos a Mendilíbar entrenador. No. Juzgamos a Mendilíbar, entrenador del Levante UD. Y ahí, suspende. Primero, porque no tiene capacidad de adaptarse a la idiosincrasia del club. Segundo porque su objetivo de juego es algo que debería haber estimado a largo plazo. Primero, gano. Después, cambio. Para acabar cambiando y ganando. Estás en la élite y en el campo de batalla. No en la escuela de entrenadores experimentando sobre la marcha. El Levante es un club para hacer prácticas. Si lo salvas, aprobado.

Lucas Alcaraz. Me acordaba de una gran frase de mi amigo, el doctor Juanin Mercé. Brillante en el análisis como (seguramente y con todo el cariño) errático en la práctica. Su cabeza ve y desprende fútbol, pero le falta, además de difundirlo entre los aficionados, convencer a los futbolistas. Y eso no se enseña en la Academia de Entrenadores. Bueno, pues Mercé decía que entrenador triste, equipo triste. ¡Vale! ¡Toma ya!, me dije cuando me enteré que el elegido era Lucas Alcaraz, por otra parte, un viejo objetivo de Manolo Salvador, de siempre (un día haremos la lista de los objetos de deseo de Manolo. Los que han venido y los que nunca pudieron estar, estilo Salva Sevilla)

Bueno, pues a la dicho. Triste pero también serio. Y, al menos, por lo que he visto, el Levante de Alcaraz es un grupo serio. Los chistes seguramente los pondrá Barral en la caseta. Luego, en el campo, todos a partirse la crisma. El partido del Sevilla es uno de esos en los que el Levante se encuentra cómodo. El equipo que tuvo en sus filas aquella pareja que se hizo famosa por su dureza, la dupla Prieto-Martagón, no abandona nunca su esencia, aunque en el banquillo tenga al flojeras de Emery. La casta, tan de moda en el diccionario político español de los últimos tiempos, no se le presupone, está. Como a Juanfran, y Lucas, por el momento, sólo se ha dejado llevar.

Aún así, dos consideraciones. Los pases interiores a la espalda de la defensa siguen siendo un filón por donde nos crujen a ocasiones (aunque esto suele ser más mérito del contrario que demérito propio) y las contras es importante no sólo probarlas, hacerlas con rapidez y precisión y crear temor en el rival para que no se vaya alegremente al ataque. Hay que finalizarlas. Más vale un mal tiro que una pérdida que genera una contra. Y así, mejor. Me congratulo de la aparición de Víctor Camarasa, gran noticia para el levantinismo. Y mérito total de Mendilíbar. Básico para crear una escuela. Partamos del equipo del año pasado y hagamos crecerlo con los nuevos. Morales, menos participativo con Alcaraz, aparecerá. Ya lo verán. De momento, La Granotera vuelve a sonreír. Y eso, ya es una buena noticia.

 

 

El pesimismo vuelve a Orriols

Cunde en la sufrida afición levantinista un pesimismo que, a mi entender, es exagerado, como casi siempre en Orriols, aunque la historia puede justificar este pensamiento. Cierto que llevamos un par de temporadas sin tirarnos caviar a la boca, en forma de delantero. Y es cierto que, también, después de tanto acierto y tanta flor, Manolo Salvador deja de ser Santo y pasa a ser humano. Quien tiene boca, se equivoca, que diría aquél. Él es consciente. Acertar siempre es casi imposible 

n_levante_ud_todo_sobre_el_club-2137806Dos jornadas han servido para alarmar la granotera. Cinco goles en contra y virgen de cara a la puerta contraria, balance pobre de un Levante pobre al que las pretemporadas (ni cuando la plantilla está casi al completo) le sirven de nada. Muchos peros tengo en la política deportiva del club tras el triste afer de los maletines. Aquel momento en el que algo se quebró por dentro y que acabó con el capitán Ballesteros, el jugador de mayor calidad de la plantilla (Barkero) y uno de los héroes de la afición (Juanlu) con sus huesos fuera del club.

Desde entonces, se busca rumbo en el vestuario y mano experta en el banquillo, ideario alejado de aquel tan genuinamente granota de elegir un entrenador con hambre al que una plantilla mezcla de veteranía y ambición, le siguiera con determinanción.

Para mí, es éste el gran error del club en estos dos años. Un gran Keylor Navas y la inteligencia  de Caparrós de entender que para triunfar en el Levante tenía que dejarse al entrenador mediático en casa, salvaron meritoriamente una temporada complicada.

Vaya por delante que Mendilíbar me parece un buen tipo (me cuentan) Vaya por delante que Manolo Salvador nunca especula con lo que quiere (es decir, que aquello tan periodístico del casting de entrenadores, como que no, na de na) Pero vaya también por delante que, tanto el año pasado con el señorito andaluz como esta temporada con José Luis Mendilíbar, se ha contratado una cosa para jugar a otra. Y eso, se sabía.

Y esta vez, podría ser hasta con visos de no tener remedio si el vasco no baja del caballo y pone al Levante, cual escuadrón, a defender cada balón con los dientes, tapar cualquier camino hacia la portería de Jesús, y buscar su oportunidad (puede que única) para obtener los puntos de tres en tres. Aunque no lo creo. Hay calidad y tiempo suficiente como para cambiar la dinámica.

No nos engañemos. No se trata de futbolistas, sino de sentido futbolístico. La plantilla juega a algo que al entrenador no le gusta. El entrenador, de momento, aguanta el chaparrón. También quiere que su equipo juegue a algo que, en las últimas temporadas, se intentó y se abortó por ineficaz. Siempre hubo consejo de la plantilla y, por qué no, de la dirección deportiva (no lo censuro, lo exijo, es uno de sus cometidos)

No nos engañemos, no se trata de futbolistas, sino del sentido futbolístico. De ahí que censurar que el club no fichó a última hora me parece un error.

Manolo ha de jugar su papel, y el presidente, Quico Catalán, también. El único  riesgo es que las dos cabezas visibles del club hayan tomado aires de grandeza (la situación del club mejora, tiene buena prensa y ha batido el récord de permanencia seguida en primera división) y no quieran desdecirse pronto por aquello de no perder la razón. Si es así, malo. Siempre que tuvo esos aires, el club se descalabró. Esperemos que pronto tomen las riendas y decidan.

Y con ello, no quiero decir que tengan que echar al entrenador (por si alguno lo interpreta así) Nada más lejos de la realidad. Ser presidente o director deportivo no es sólo tomar decisiones, sino seguir, día a día, la actividad del club. Y no sólo en el primer equipo… Me llegan algunas cosas en el funcionamiento de la entidad que no me gustan, que se alejan de la gestión de los últimos años.

Pero hoy no es momento para ello. Toca reaccionar. Dos jornadas y cero puntos. No es mucho porque queda mucho. Pero, haciendo un símil con el ciclismo, en dos jornadas no se desciende, pero el camino de la salvación se nos puede hacer largo y tortuoso. Y no es excusa los no fichajes de última hora. Hay plantilla de sobra. Así que, ya sabe, todos a currar. 

El Levante UD pierde alejado de su manual de permanencia

El Levante UD, un año más, no pudo debutar con victoria. Es más, cayó derrotado claramente por el Villarreal en Orriols

El manual de permanencia granota no deja lugar al experimento. Creado  por Luis García allá cuando las cuentas de la entidad estaban llenas de agujeros negros, el madrileño diseñó un equipo aguerrido, luchador, defensivo y poco estético, al que nadie regalaba un adjetivo en lo futbolístico, en un país acostumbrado al caviar en el fútbol, sobre todo últimamente. Llegó JIM y, tras una pequeña charla con capitanes, metió en el cajón el manual que había desarrollado en Cartagena, y recuperó la esencia del luisgarcismo. Es decir, que no nos marquen, ordenados atrás, y a la contra. En ese modelo, siempre hubo un killer… Primero Caicedo, después Koné, al final Martins y, desde éste, empiezan el desierto. Nong, Babá… intentos del año pasado. Cuando el 9 estuvo en la portería. Con Keylor Navas, la salvación fue posible, incluso plácidamente. Lo mismo, el mediático Caparrós. Ahora, a éste se le dejó más tiempo (cierto que no estaba Ballesteros), pero al final en el club se tiene la impresión que la goleada en el Camp Nou en el debut liguero (7-0), amansó a la fiera andaluza que se transformó en un auténtico adulador del catenaccio. Es decir, aquella maldita tarde en el campo del entonces vigente campeón, puso las bases para que se utilizara ese manual que tan bien le ha ido al Levante, con cinco participaciones en Primera, algo histórico. Llegamos a esta temporada. Manolo Salvador vuelve a optar por un entrenador que combine estilos. Los equipos de Mendilíbar son aguerridos, si. Pero al vasco le gusta jugar al fútbol (toma, y a mi, que diría el otro), pero ayer ante el Villarreal se demostró que Orriols está condenado al luisgarcismo. Es decir, mientras no se pueda elegir el tipo de jugador que quieres, mientras no se pueda pagar por un traspaso, mientras te tengas que dedicar a sacar provecho a todo lo que puedes comprar, tu fútbol no puede ser otro que el que ya hemos visto en los últimos años por Orriols. Si quieren que les diga la verdad, a mi el Levante de Mendilíbar me gustó. Jugó al fútbol, a ráfagas, pero lo hizo, más que en toda la temporada pasada con Caparrós.

 

Víctor Camarasa

Foto Víctor Camarasa de su Twitter, @Vicama8

El técnico loe dio la alternativa a Víctor Camarasa, que se graduó en casa. Partidazo el suyo, recuperando la figura del gran Vicent Iborra. Y sentó a Diop, Víctor y compañía. Para mi, la mejor noticia de la derrota contra el Villarreal. El equipo necesita un killer Me gusta Rafael Martins lo poco que le he visto. Pero ese ha de funcionar. El Levante no puede jugar con la línea avanzada, no puede dejar espacios al rival, debe morder hasta que sea portada del Marca por su dureza y debe ser el equipo que marque su territorio, por mucho que nos aburramos y por mucho que nos digan. Osasuna, Valladolid y Betis jugaban mejor que el Levante el año pasado, pero están en segunda. Lo que no sé es por qué Manolo se empecina en entrenadores con manual más estético de la plantilla que puede ofrecer. He defendido que la apuesta este año debía de haber sido la de Luis García, el creador. Y, aunque segundas partes no fueron buenas, creo que era su momento. Tal vez el que debía cambiar el libreto. Pero, el madrileño (aunque dejó un kilo) no acabó bien Orriols. Lástima. ¿Del partido contra el Villarreal? Buen portero y un buen dúo de medios centros (no pivotes o cosas raras que se dicen por ahí) Camarasa y Simao me gustaron. Trabajó bien Xumetra. A Ivanschitz el dia que lo coloquen por el centro detrás del punta, se verá su calidad. Y la defensa, floja. La peor noticia, sin duda.

Keylor, marca Costa Rica

 Keylor Navas se ha convertido en el estandarte de su país. Orgullo tico de un país muy futbolero que vive la liga española con proximidad y pasión y que, además ahora, puede contar con uno de los suyos en uno de los grandes de Europa. Se agotaron las camisetas con el 13 de un Keylor que hizo que madrugar ayer en Costa Rica no fuera un castigo.

Jorge Luis Pinto, ex-seleccionador de Costa Rica, felicitó a Navas

No de blanco, de azul. Número 13. Estadio Santiago Bernabeu. Son las 5 de la madrugada en Costa Rica. Muchos (lo expresan en redes sociales) se agolpan a la televisión para ver la presentación de Keylor Navas con el Real Madrid, el actual campeón de Europa. Costa Rica ha vivido unos meses intensos de fútbol. Primero con el éxito sin paliativos de su selección, a pesar del final feo y poco elegante del seleccionador, Jorge Luis Pinto tras su gran Mundial. Digo feo y digo poco elegante, porque no tengo elementos para juzgar lo que pasó, pero tirarse los trastos a la cabeza tras un éxito como el que obtuvo #LaSele me amargó un poco el gusto que había dejado. Por cierto, que Pinto, aunque se ha rumoreado una escasa relación con el de Pérez Celedón,  ya se ha apresurado a felicitar al de San Isidro vía Twitter… (foto)

Navas pone el colofón a un año, el 2014, intenso. Costa Rica no se despierta del sueño. Grandes seguidores de la liga española, acceden a ver como uno de los suyos toma el Aeropuerto de Barajas, acapara portadas de periódicos, minutos de televisión y permiten crear la ‘Marca Costa Rica’, puesto que hasta el presidente de la nación, Luis Guillermo Solís en persona, se ha apresurado a felicitar el ex-portero del Levante y héroe nacional tras su gran Mundial con Costa Rica. Cierto que en un país como éste en donde Barça Madrid acaparan enfermizamente un exceso de protagonismo mediático (tanto que la mayoría de veces aburre, por repetitivo) tampoco es extraño, pero vamos, nadie quita a los ticos de su sueño.

navas y la bibliaEsa dualidad mediática entre los dos grandes de la liga española, también se vive en Costa Rica. Pero, con Navas, he podido observar que se ha hecho una excepción. Ticos merengues ticos culés, unidos a una misma causa: uno de los suyos ocupa plaza en el Olimpo futbolístico europeo. Incluso, ni la rivalidad interna (Keylor jugó con los morados del Deportivo Sarprissa) rebajó la fiesta. El portero hasta ayer granota era el portero de La Sele. Nada más. Y hay que seguir celebrando, para orgullo del muy creyente Keylor quien pasaba su revisión médica con una Biblia en la mano.

Se ha contado mucho de Keylor en los últimos días. Hemos conocido muchas cosas de él y de Costa Rica, un país que me queda próximo y al que ya tengo mucho cariño. Pero yo creo (no conozco a Navas más allá de haber cruzado alguna palabra en su estancia en el Levante), que lo mejor de Navas está por llegar que, dicho sea de paso, para un culé como yo es un poco difícil de digerir. Eso sí, Navas ha permitido al Levante (hacer que se hable del club del Ciutat como nunca) hacer lo mismo que su nuevo equipo ha hecho con él (el Real ha permitido presentar a Keylor y Costa Rica ante el mundo). El conjunto de Orriols brilló en Brasil gracias a Navas, para regocijo de sus seguidores que podían, por primera vez, sacar pecho ante el vecino para el que la cita mundialista fue, extrañamente, sólo vista por Televisión.

Apartado aparte me merece Ricardo Cabañas, a quien sí he conocido más y a quien apenas se ha conocido en toda esta historia, prueba de su -en mi opinión- buen hacer. Y lo he podido conocer hecho más como persona que como representante de Navas. Ha sabido mantenerse alejado del mundanal ruido, no ha sido un agente mediático (nada que ver con los Méndez y compañía…) y creo que ha dado el temple suficiente a Keylor para encontrar la mejor opción. Atlético, Bayern y Real se interesaron por él. No era fácil mantener la cabeza fría. Y él la tuvo. Ahora bien, desconozco la intrahistoria de este larguísimo culebrón llamado traspaso. Aún así, para los ticos, la felicidad es máxima. Es su número 1, tanto como decir qué se sintió en este país cuando un fenómeno llamado Pau Gasol llegó a los mismísimos Lakers de Los Angeles y, además, era tratado como figura. Algo así. Pero para Keylor, ésto no ha hecho más que comenzar.

LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com